Primer Concurso de Calaveritas de Refaccionaria Mario

¿Qué es el Primer Concurso de Calaveritas de Refaccionaria Mario?

Es un concurso por medio del cual se invita, por primera vez, a toda la audiencia de Refaccionaria Mario a participar enviando un escrito tipo calaverita. Los escritos participantes serán calificados y, en su caso, premiados a lo largo de una transmisión en vivo de Refaccionaria Mario.

¿Cómo se participa?

Enviando un escrito tipo calaverita al formulario https://forms.monday.com/forms/c927fc46d2603f305b44d0fb55c32188?r=use1

  • La calaverita debe contener al menos 4 estrofas (párrafos) con 4 versos (líneas), donde los participantes mencionen a su automóvil y a Refaccionaria Mario.
  • El escrito puede incluir imágenes o cualquier diseño.
  • Los archivos aceptados serán de tipo .PDF, .DOC, .DOCX, .TXT.

Tiempos de recepción

La recepción de las calaveritas será desde el primer minuto del día 1 del mes de octubre del 2021 hasta el último minuto del día 31 de octubre del mismo año. Las calaveritas que se reciban antes o después de esas fechas quedarán automáticamente descalificadas.


¿Qué premios hay?

1er. lugar: Cupón por $2,000.00 para usar en refaccionariamario.com
2o. lugar: Cupón por $1,000.00 para usar en refaccionariamario.com
3er. lugar: Cupón por $500.00 para usar en refaccionariamario.com

Los ganadores serán dados a conocer el día Martes 9 de noviembre a las 20:00 horas en la transmisión de “Califica y Gana en Vivo” de Refaccionaria Mario por YouTube, Facebook y Twitter. El fallo será inapelable.


¿Qué se calificará en las calaveritas?

  • Que su entrega sea en tiempo.
  • Que mencione a un automóvil y a Refaccionaria Mario.
  • Que tenga rima.
  • Su creatividad.
  • La mezcla de temas escalofriantes con tonos de diversión.

El diseño y/o las imágenes usadas NO TENDRÁN RELEVANCIA para la calificación.


Ejemplo:

En Refaccionaria Mario
quise aplicar un cambio
un foco de cinco vatios
que no le cupo a mi Cabrio.

Cuando llegué al mostrador
muy amable el vendedor
me habló de la garantía
que Refa Mario daría.

Pero, sin el comprobante,
nada ya era garante.
Entonces reclamé fuerte,
aunque no tuviera suerte.

Llegó la muerte y dijo:
“Ya no tientes a la suerte.
Hazlo como Mario dijo,
o te arrastrará mi fuete”.